NIÑOS

       La kinesiología pelviperineal en pediatría esta enfocada a prevenir y tratar todas las alteraciones que comprometen la función renal, urinaria y colorectal.

Síntomas más comunes que se pueden observar en los niños:

  • Hábitos miccionales y defecatorios alterados, es decir que sean retenedores, no acuden al baño cuando su cuerpo lo requiere, son "aguantadores y con frecuencia presentan escapes de orina durante el día y/o la noche.

  • No perciben adecuadamente la zona perineal, lo que puede implicar una alteración en la función pelviperineal, como por ejemplo una descoordinación entre la vejiga y el esfínter uretral, pudiendo causar un vaciamiento incompleto de la vejiga al orinar, lo que puede ocasionar infecciones urinarias recurrentes.

  • Dificultad defecatoria o constipación, podrá estar causada por un mal sincronismo entre la relajación del periné y la activación de los abdominales al defecar, generando un pujo alterado e ineficiente.

      La edad recomendada para este tratamiento es a partir de los cinco años, ya que se necesita una colaboración activa del paciente, sin embargo hoy en día asisten a tratamiento niños a partir de los 3 años y medio por indicación médica.

    Estos síntomas pueden presentarse de manera aislada o asociados a otras alteraciones o patologías, por lo que es recomendable que el niños sea evaluado previamente por un pediatra, nefrólogo o urólogo infantil que confirme el diagnóstico.

Definición de algunos de los síntomas más comunes: 

  • Disfunción miccional es la alteración en el vaciamiento de la vejiga, los síntomas dependerán de diferentes factores de cada niño, como es la edad, enfermedades asociadas, estado emocional, entre otras cosas, sin embargo los más comunes son la incontinencia urinaria diurna, enuresis, infecciones urinarias recurrentes, constipación crónica, encopresis y retención urinaria.

  • Incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina que puede ser continua o intermitente. La incontinencia continua o constante de orina siempre es patológica y puede estar causada por malformaciones congénitas o daño en el esfínter externo. La incontinencia intermitente es la perdida de orina de manera discontinua, ya sea diurna o nocturna, a una edad en la que ya debería haber logrado la continencia (4 a 5 años). A los escapes de orina nocturnos durante el sueño se le llama enuresis.

  • Enuresis perdida involuntaria de orina nocturna.

  • Infección del tracto urinario o ITU, es la existencia de bacterias significativas, que puede estar acompañada o no de síntomas de infección o manifestaciones en la uretra y/o vejiga. La infección urinaria es la patología más común del riñón y de las vías urinarias, sin embargo lo más importante es comprender que una ITU es un indicador de posibles anormalidades anatómicas o funcionales que pueden llegar a comprometer el riñón y cuando esto ocurre puede ocasionar daño irreversible con secuelas a mediano o largo plazo. 

  • Reflujo vesicoureteral (RVU) es el retorno de orina desde la vejiga hacia los uréteres por un mal funcionamiento de la válvula que existe en la unión entre el uréter y la vejiga. Puede ocurrir durante el llene de la vejiga, pero es más frecuente que ocurra durante la micción, momento en que la válvula es sometida a una mayor presión. Cuando la micción es a "alta presión", es decir cuando al orinar hay una descoordinación entre la contracción de la vejiga y la relajación del esfínter uretral puede ser la causa de mantener un RVU o de empeorar su condición. Existen 5 grados de RVU, los grados bajos 1, 2 y 3 tienen mayor tendencia a la resolución espontánea, que se sugiere complementar con el apoyo de la terapia kinésica y la mantención de hábitos vesicales saludables, sin embargo los grados altos 4 y 5 se recomienda algún tipo de intervención quirúrgica, habiendo asistido previamente a reeducación pelviperineal.

  • Incontinencia fecal es la emisión repetida de heces ya sea involuntaria o intencional en lugares inapropiados, en un niño de 4 o más años de edad.